Como cada cuatro años

Recién se terminó un nuevo ciclo olímpico y se ve lo de siempre, una importante cantidad de atletas mexicanos, muy pocas medallas, muchos dirigentes sus familias y amigos beneficiados, un pueblo mexicano frustrado y un México que no pasa de perico-perro ni en la tabla de medallas ni en su economía ni en su desarrollo.

Leer más de esta entrada

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: