Subir o no subir a la nube…

…he ahí el dilema. Y es que, con tanta publicidad que se está haciendo, he sabido que empresarios que tal vez sólo por moda, están considerando subir sus bases de datos y aplicaciones a la nube.

Después de todo, “subirse a la nube” es lo de hoy y no se oye nada mal lo que se publica para servicios como los de Oracle Cloud u otras nubes que se están publicitando. Pero, ¿es tan buena la nube o será sólo una burbuja parecida a la de las páginas .com que ocurrió entre 1997 y 2001?

cloud_world_lav

Para muchos es muy fancy preguntar, ¿no te has subido a la nube?, ¿qué no sabes que ya existe eso de la nube y es muy bueno?, ¿qué pasa si se te descompone tu base de datos o reproductor de mp3?, ¿dónde quedó tu información?, se pierde y por eso, si te vas a la nube, no vas a perder nada, en el caso de la música, compras un nuevo reproductor, sincronizas y listo, tu música se bajó de la nube. En el caso de una base de datos, ya no tienes de qué preocuparte, el proveedor de la nube se encarga de los respaldos y de que siempre tengas acceso a tu información con garantía de casi el 100% de tiempo de acceso:

Hours of Operation
The Cloud Services are designed to be available 24 hours a day, 7 days a week, 365 days a year, except during system maintenance periods and technology upgrades and as otherwise set forth in the agreement, the ordering document and these Delivery Policies.

Hay directores de empresas que sin saber siquiera de qué se trata, mandan llamar a su personal de sistemas y simplemente ordenan: Tenemos qué irnos a la nube a como dé lugar.

Entonces, todo se oye muy bien, ¿por qué no irse a la nube si nos ahorrará tantos dolores de cabeza?

¿Quién accede a mi información?

La respuesta a esta pregunta está en algo tan simple y sólo usando la lógica y el sentido común, el menos común de los sentidos.

¿Quién está administrando mi base de datos en la nube?

¿Quién tiene acceso a mis archivos para respaldarlos y que no se pierdan en caso de un ataque cibernético?

¿Qué clase de personas tienen acceso a mi información sea cual sea?

En el caso de servicios de hospedaje de espacio como Google Drive, MediaFire, Mega y algún otro, ¿quién tiene acceso a mis fotos, música, videos, documentos, etcétera?

La respuesta es que no lo sabemos, ¿cómo es que de repente si yo tengo una tarjeta de crédito de cierto banco, me llaman de otro para ofrecerme la suya con mejores beneficios y por mi excelente historial crediticio?

Es indudable que alguien en mi banco, estando ahí mismo dentro de él, se robó información con números de teléfono, tarjetas, saldos y más información mía; y se la vendió a alguien por fuera. He escuchado que estas bases de datos se venden hasta por 100,000 pesos en el mercado negro.

También he sabido de primera mano, que las empresas de tipo Call Center que se rentan para ofrecer tarjetas de bancos y otros servicios, ofrecen el servicio de llamadas para promocionar productos siendo más fuerte aquella que tiene una amplia gama de bases de datos con números telefónicos, direcciones y demás información; en una de estas empresas, tenían prácticamente información de todo el país.

Ahora, si esto pasa con una empresa bancaria que cuenta con muchos controles de seguridad, ¿qué pasa en una empresa que ni siquiera sabemos dónde está ubicada la información? Para aquellos que ya tienen sus bases de datos en AWS, la nube de Amazon, ¿me pueden decir en qué servidor de qué granja de servidores está su información?, la verdad está muy peliaguda la situación.

Cuando Oracle ofrece su servicio On-Demand que es algo similar a la nube, pero orientado más hacia el SaaS (Software as a service, software como servicio), me dejan usar su E-Business y ahí pongo mi información de la empresa, ellos garantizan un acceso también casi los 365 días del año, pero cuando me quiero salir por así convenir a mis intereses, ponen una serie de trabas que dificultan dicha salida, es casi como un robo o un secuestro de la información; como es mi información vital, entonces no me queda más que aceptar el chantaje que me hagan porque sin mi información no funciona mi negocio. ¿Ven lo que digo?

Compartiendo recursos

Estos servicios de la nube, ya no se limitan ahora a ser un simple SaaS, ahora se ha convertido en un PaaS (Platform as a service, plataforma como servicio), en la que se ofrecen servidores e incluso herramientas que los configuran con prácticamente lo que sea, cualquier sistema operativo, cualquier base de datos, cualquier arquitectura, cualquier software como un servidor de aplicaciones, etcétera.

Ahora, la cosa no sólo queda en quién tiene acceso a mi información, sino con quién comparto espacio en alguno de estos servidores.

La única manera de que una empresa ofrezca sus servicios en la nube con herramientas fáciles de configuración de servidores, sistemas operativos, aplicaciones y bases de datos, es virtualizando. Para virtualizar, se tiene qué contar con uno o más servidores físicos de cualquier tipo y sobre ellos, se debe montar dicha virtualización; para que sea rentable para la empresa de la nube, se deben compartir los recursos entre diversos clientes haciendo más baratos los costos de esta manera.

En una ocasión, con unas pruebas que hicimos para un cliente en AWS, extrañamente a ciertas horas del día se volvía muy lento el servidor, ¿por qué si se supone que estamos en un servidor independiente?, la respuesta probablemente está en que otro servidor virtual de otro cliente estaba usando recursos del servidor físico como disco, memoria o procesador. Entonces, ¿estamos dispuestos a sufrir también este tipo de problemas en compartir recursos con otras empresas?

¿Y los costos?

Esto tampoco es muy dimensionado por las personas en las empresas, una forma común de cobrar el servicio a los clientes, es por el acceso a la información, por lo que se está leyendo, por lo que sale del servidor que nos están rentando.

El precio por mega byte extraído cambia de acuerdo a las características configuradas en el mismo, si cuenta con una base de datos Oracle, si tiene más procesador o capacidad de memoria, etcétera.

A simple vista, puede parecer algo barato, pero sólo se tienen que hacer cuentas de acuerdo a qué tanta información se está consultando constantemente y es muy probable que se acabe pagando una importante cantidad de dinero, sólo hay que verificar bien las cuentas para evitarlo.

Conclusiones

Como se puede ver, la cosa no es tan sencilla, no es sólo por seguir la moda de irse a la nube, hay qué evaluar bien los factores que se tienen en una solución como esta.

¿Tengo seguro el acceso mi información sólo por gente capacitada y con contratos de confidencialidad?

¿Los recursos están destinados sólo para mi información y si no es así, estoy enterado y de acuerdo en compartir recursos con otras empresas?

¿Sé y estoy consciente del costo que estaré pagando por un uso común de mi información?

Si las respuestas son afirmativas, entonces pueden ir a la nube con confianza, si no es así, deberán evaluar mejor las cosas antes de sólo seguir una moda.

Si la información de este post te ha sido de utilidad o quieres que agregue algo más, deja por favor un comentario, contestaré a la brevedad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: