Azteca

Autor: Gary Jennings

Metallirating:

Este es un libro bastante entretenido para leer, Gary Jennings explota una fórmula ya usada hace mucho tiempo por Lewis Wallace en Ben Hur. En este caso, se hilan las historias alrededor del personaje principal, de tal forma que conoce a personajes importantes en el imperio Mexica. También es similar al libro Quetzalcóatl de Lucie Dufresne, aunque este último trata de la historia de un vikingo que fue quien se convirtió en este dios importante de los Aztecas.

Gary Jennings es reconocido como una persona que conoce mucho de los Aztecas o Mexicas. De hecho, es un tanto lamentable que una persona que no es mexicana supiera más de nuestros ancestros que muchos de nosotros que nos llamamos mexicanos. Un dato interesante, es que para lograr escribir e hilar una novela histórica de este tipo, el autor estuvo viviendo en México por doce años realizando una exhaustiva investigación de nuestro pasado.

El libro Azteca es como en muchos casos para otros autores como J.J. Benitez con su  Caballo de Troya, su gran éxito literario, gracias a esto, el autor sacó otro libro llamado Otoño Azteca. De manera adicional, el ex-editor de Gary Jennings supuestamente basado en notas que dejó éste último, sacó otros tres libros llamados Sangre Azteca, Furia Azteca y Fuego Azteca. Como no me gusta que otras personas hagan sombra del trabajo de otras personas, no leeré estos últimos tres, pero tal vez el de Otoño Azteca sí, ya veremos.

Muy bien, ahora hablemos del libro en sí. Con todo el trabajo que realizó Gary Jennings de investigación, armó una historia de un Mexica al cual, los españoles se refieren como el Azteca, quien narra sus vivencias desde niño hasta una edad avanzada en el presente, a unos frailes escribanos para el Obispo Zumárraga quien a su vez, se lo envía al rey Carlos de España después de la conquista de Tenochtitlán, hogar de los Mexicas e imperio más poderoso de nuestras tierras mexicanas en esa época.

La historia está muy bien estructurada y muy sabrosa, aunque les comento que hay varias partes de libro muy fuertes, en los cuales, se narran distintos eventos como fiestas religiosas, en la cuales se realizaban sacrificios humanos en honor a los dioses.

De esta forma, Mixtli como se llama el Azteca, narra cómo era la vida para él y su familia en una zona de una cantera cuando era niño, y cómo diversos hechos fortuitos lo llevan a mejorar en su vida en el transcurso de los años. Conoce a varios personajes tan encumbrados como Netzahualpili, Venerado Orador de Texcoco, uno de los aliados de los Mexicas al hacer la guerra, así como a Moctezuma, Venerado Orador de Tenochtitlan, a Ahuizotl, su tío quien le precedió como Venerado Orador, entre otros.

Narra también la forma en cómo llegan los españoles aprovechándose de la ingenuidad de las personas que creían inicialmente que eran dioses. Lamentablemente, los españoles que llegaron con Hernán Cortés, no eran lo mejor de España junto a él mismo que no era más que un advenedizo. De esta forma y demostrando una gran codicia por los regalos que les hacen de oro, toman camino para Tenochtitlan con diversos pueblos que se les unen.

Gracias a este libro he aprendido muchas cosas, por ejemplo, que el símbolo que les indicó a los Aztecas (habitantes de Aztlán) su dios Huitzilopochtli para encontrar su hogar definitivo, era un águila sobre un nopal solamente. La serpiente devorada por el águila, fue un elemento que vino después con la tergiversación clásica que ocurre a través de la historia.

Otro dato curioso, es que cuando llegaron los Aztecas al único lugar que les permitieron habitar los pueblos que ya estaban asentados al lado del lago, fue una pequeña isla y como esos pueblos reclamaron su derecho para pescar en el lago, no les dejaron a los Aztecas más que vivir de hierba e insectos en un inicio. A una de estas hierbas se le conocía como Mexixin y como era el pueblo que comía hierba, derivó en el término Mexica para nombrar a los pobladores de la isla. Obviamente, de aquí se obtiene el nombre de México y nosotros sus habitantes como mexicanos; de esta forma, nuestro nombre tiene algo que ver con que somos el pueblo que come hierba, curioso, ¿no?

Para finalizar, les recomiendo este libro ampliamente, aprenderán muchas cosas gracias a la gran investigación que hizo Gary Jennings de una manera interesante y hasta adictiva, es un excelente libro.

Si la información de este post te ha sido de utilidad o quieres que agregue algo más, deja por favor un comentario, contestaré a la brevedad.

Anuncios

4 Responses to Azteca

  1. Pingback: Quetzalcóatl « Orlando Olguín Olvera

  2. Enitt Luna says:

    Llegué a tu blog de mera casualidad, buscando novelas similares a Azteca: a pesar de que no llevo ni la tercera parte leída. Ha resultado muy entretenido y (tristemente) revelador, por que no había escuchado antes sobre los dioses que aquí mencionan. Tan rica nuestra cultura y tan despreciada por nosotros sus descendientes. Gracias por leerme. Me gusta la forma en que escribes.

  3. Orlando Olguín Olvera says:

    Hola Enitt.

    Muchas gracias por tus comentarios, qué bueno que te haya gustado mi resumen.

    Orlando.

  4. Pingback: Quetzalcóatl | Orlando Olguín Olvera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: