El Túnel

Autor: Ernesto Sábato

Metallirating:

Conozco a muchas personas que son muy prejuiciosas. Antes de siquiera preguntar acerca de cómo piensa, o cómo es una persona, se imaginan o creen o sienten o piensan o suponen o intuyen o cualquier otro sinónimo, y en base en eso, deciden, juzgan y/o actuan de alguna forma.

Esto es muy dañino, porque a veces, cualquier persona puede hacer algo, y entonces, ya esa persona es tachada de cierta forma. En diversas ocasiones en mi vida, he sido la parte “enjuiciada”, y sé que se siente muy feo el estar en esa situación, porque: ¿Por qué no son capaces las personas siquiera de preguntar antes de formar un juicio? ¿Acaso son tontas? ¿O se quieren pasar de listas? Mmmm tal vez nunca lo sepamos, dado que muchas veces, estas personas son un tanto cobardes como para encarar y preguntar.

Para dar un ejemplo, les platico que una vez tuve un proyecto en conocida televisora mexicana, y mi contraparte de dicha empresa, se formó un juicio sin siquiera conocerme y pidió mi cabeza a través de su jefe que a su vez, habló con el mío. Mi jefe obviamente me apoyó, sin embargo, siempre me quedó esa espina de por qué este individuo (o individua, ya que era gay), me veía con tan malos ojos sin siquiera conocerme, hipócritamente sonriéndome de frente y a mis espaldas quejándose de cosas sin sentido. El proyecto se terminó en tiempo y de manera correcta.

¿A qué viene toda esta introducción? En el tema de este libro, se toca un triángulo amoroso, mmm, tal vez podríamos decir un cuadrángulo, dado que hay cuatro personas involucradas, en el cuál, las cosas se ponen muy feas para dos de estas. Y todo, por una serie de suposiciones y juicios que se toma el protagonista de la historia.

El protagonista es un pintor afamado de Argentina, quien plasma en una de sus pinturas, la tremenda soledad que vive como muchos artistas plásticos. Como nota, estos artistas, pueden llegar a plasmar sentimientos intrincados con sólo un pincelazo o un cincelazo, de ahí, su gran capacidad y valor de las obras que crean.

En fin, muchas personas pasan frente a la pintura mencionada en una exposición que realiza, todos pasan de largo. Sin embargo, una mujer en especial, se queda largo rato observando la pintura. A partir de ahí, se desencadenan muchísimos eventos gracias a todas las suposiciones que realiza dicho pintor, quien como comento al inicio, es ejemplo claro de cómo piensa una persona prejuiciosa.

Lamentablemente, sus prejucios son para mal y de ahí, se vuelve violento algo que pudo ser sublime hasta desencadenar en un final tortuoso.

Les recomiendo el libro, está agradable y ligero, bien escrito y bastante clara la idea de cómo piensa su protagonista, varias veces me desesperó por sus conjeturas, pero esa es la habilidad del escritor por despertarnos sentimientos gracias a su prosa.

Si la información de este post te ha sido de utilidad o quieres que agregue algo más, deja por favor un comentario, contestaré a la brevedad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: