Consideraciones para firmar de aval

En ocasiones, nos puede tocar o nos ha tocado firmar de aval para algún préstamo que está solicitando una persona, o también para cuando alguien rentará una casa o alguna situación extra en la que alguien pida que metamos las manos al fuego por él o ella. Si esta persona es de nuestra entera confianza y ya se tiene un buen historial, entonces tal vez no haya problema, pero siempre hay algún hueco para que sí haya problemas. De esta forma, les ofrezco estos puntos a considerar.

Antecedentes

Así como lo puse en Defectos de los mexicanos y que después se fue nutriendo con valiosas contribuciones, la realidad es que nuestra naturaleza Latina (¿o será más bien humana?), nos hace ser un tanto descuidados con nuestras responsabilidades y compromisos. Incluso, habemos muchos que definitivamente, no nos tentamos el corazón cuando se trata de salvaguardarnos pisoteando a los demás como puse en Sólo en México… y en Seguridad… ¿Cuál?.

Así, recuerdo que hace mucho tiempo, un compadre de mi papá, le pidió que le firmara de aval por una cantidad de dinero pequeña, algo así como unos 5,000 pesos. Mi papá así lo hizo otorgándole la confianza, y este señor, realizó todos los pagos a tiempo y sin problema sentando un importante precedente.

Después de liberado el crédito del compadre este, pidió nuevamente un préstamo, pero esta vez por algo así como 20 o 30,000 pesos. Como ya había un precedente de pago puntual, mi papá junto con otra persona firmaron de aval sin dudas ni problemas. Lamentablemente, en cuanto se firmó el crédito y se le otorgó el dinero al compadre, éste desapareció de la faz de la Tierra…. bueno nada más de México, porque se fue a los Estados Unidos de Norteamérica.

El problema aquí, fue que tanto mi papá como el otro señor que estaba de aval, tuvieron que fletarse a pagar la deuda de aquel señor, del cual, nunca más se supo algo, además que es de un poblado que visitaban mis papás y que no está tan cerca de la ciudad. Tal vez no sea una cantidad exorbitante de dinero, pero fue dinero que no tenían considerado y tuvieron que sacar de sus bolsas. ¿Les suena conocido este tipo de situaciones?

Por otro lado, nuevamente recalco que puede ser que tengamos a alguien como un amigo, un hermano, un primo, un tío o quien sea que tenga toda nuestra confianza y que siempre se haga muy responsable de sus compromisos y responsabilidades a como dé lugar. En este caso, felicito a quienes tengan a alguien así de cerca, no lo o la vayan a defraudar.

¿Qué es un aval?

Para que estemos todos con la claridad que este término conlleva, un aval es un co-solidario en una deuda. Es decir, está siendo co-responsable de la deuda que adquiere su avalado. Esto quiere decir,  que es responsable de pagar la deuda en caso de que su avalado no lo pueda realizar por cualquier razón, lo vuelvo a repetir y lo enfatizo, por cualquier razón:

  • Se niega a pagar rotundamente.
  • Desaparece con el dinero del crédito otorgado.
  • Tuvo un accidente y por pagar los gastos médicos, ya no puede pagar.
  • Se queda sin empleo, lo cual puede ocurrir en cualquier momento.
  • Se declara insolvente, este punto tal vez se repita con el primero.

Consideraciones

Sin embargo, del otro lado, hay algunas cosas a considerar, en las cuales, puede ser que se ponga en riesgo hasta nuestro patrimonio. En este caso, me centraré en los préstamos de las cajas populares, en las cuales, se pide un par de personas a manera de aval con un documento como pago de predial o factura de un auto para dar garantía de pago. Para empezar, debemos considerar la naturaleza de un  préstamo:

Solicitante: Solicita préstamo
Institución: Le solicita requisitos, entre estos: uno o dos avales con algún predial o escritura.
Avales:      Entregan papeles y firman junto al Solicitante
Solicitante: Cumple con requisitos
Institución: Autoriza préstamo y entrega dinero a Solicitante
Solicitante: Comienza a pagar mensualmente la cuota
Si Solicitante no paga por más de n mensualidades, entonces:
   Institución: Avisa a Avales  <- Nota, no siempre pasa esto, el aval se entera cuando ya es un problema.
   Avales:      Comienzan a pagar la mensualidad del Solicitante
   Si Avales no paga por más de n mensualidades, entonces:
      Institución: Embarga a Avales y/o Solicitante para cubrir su pago
Institución: Recibe a como dé lugar el pago completo del préstamo, no importa si tuvo qué embargar
Institución: Libera el crédito

Muy bien, entonces, comencemos con las consideraciones especiales de este punto. Si alguna de estas no está satisfecha plenamente, consideren mejor evitar firmar como aval:

  • ¿Tengo suficiente confianza en la persona que me pide firme de aval?
  • ¿Tiene dicha persona un trabajo estable y no tiene problema para cubrir la mensualidad?
  • ¿Tiene la persona, elementos o bienes de los cuales echar mano en caso de algún problema?
  • Si no paga mi avalado, ¿tiene suficiente apertura para que yo vaya a exigirle el pago sin querer golpearme o incluso amenazarme con algo peor?
  • ¿Tengo de sobra el dinero suficiente para pagar la deuda de mi avalado en caso de algún problema?
  • Si no tengo dinero para pagar la mensualidad, ¿estoy dispuesto a dejar ir algún bien que me costó trabajo adquirir al momento de un embargo?

Como se podrán dar cuenta, no es tan fácil eso de firmar de aval, hay que tener estas cuestiones consideradas. He sabido de casos donde el aval, hasta se quedó sin casa por haber firmado apoyando a una persona. O casos, donde el aval cuando es enterado que su conocido no está pagando la mensualidad, va y le reclama y éste último sólo o con amigos o parientes lo golpean por atreverse a venir a exigir el pago. Estos casos han ocurrido entre amigos entrañables, entre compadres y entre familiares, así que tengan mucho cuidado.

Necesito dinero, ¿cómo le hago?

Aunque nos duela, tenemos que ser más duchos en el manejo de nuestro dinero y ser un tanto austeros para tratar de mantener una situación sana en este tema. Traten de no depender de nadie más, ni de una institución bancaria. Les sugiero ver mi post y documento Dinero y ahorro.

Necesito un préstamo y nadie me firma de aval

Basados en los puntos que ya vimos con anterioridad, no nos debe molestar que alguien nos niegue la firma como aval para un préstamo que queremos solicitar. Leí en Internet de un caso donde una mujer le pidió a su padre una firma de aval y él como ya no tenía un trabajo fijo y nada más tenía su casa junto a la mamá de la mujer, se negó. Dicha mujer, dejó de visitarlos por 2 años y casi ni les hablaba por lo ofendida que se sintió por la negación, sin embargo, su papá no podía arriesgar su único patrimonio. Les sugiero ver mi post y documento Dinero y ahorro.

Ya le firmé de aval a alguien más, ¿qué hago?

Lo más conveniente, es no esperar a que llegue una orden de embargo a nuestra casa porque nuestro avalado lleva n meses sin pagar. Les sugiero llamar periódicamente para saber el estado de los pagos realizados. Si hay algún problema, lo podrán detectar a tiempo y en su defecto, llamar o ver a nuestro avalado para exigirle que pague.

Conclusiones

Si ya tienen a alguien de tanta confianza que es responsable de sus compromisos, deudas y responsabilidades, los felicito y correspondan de la misma manera. Pero si no es así o tienen dudas, mejor váyanse por las ramas analizando los posibles casos y consideraciones que estoy incluyendo en este post.

Si la información de este post te ha sido de utilidad o quieres que agregue algo más, deja por favor un comentario, contestaré a la brevedad.

Anuncios

3 Responses to Consideraciones para firmar de aval

  1. Pingback: Puntos importantes de la vida | Orlando Olguín Olvera

  2. ricardo says:

    aun no firme como aval y supe que la persona no es de fiar. ¿como puedo salir de esta situación? no quiero ser su aval

  3. Orlando Olguín Olvera says:

    Hola Ricardo.

    Simplemente dile que no puedes.

    Un argumento bastante válido es que le comentes que aunque es tu conocido o familiar, y te gustaría firmarle de aval, si lo haces y él pasa por cualquier situación como que choque su carro y tenga qué pagarlo o que pierda el trabajo y no tenga para pagar, tú tendrías qué hacerlo por él y si eso sucede, no tienes dinero para pagar su deuda.

    A final de cuentas, es mejor un enojo en este momento y no que después termines pagando la deuda de otro, ¿no?

    Orlando.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: