¿Cómo nos afecta la contaminación?

A causa de uno de los libros recientes que leí: La Basura que Comemos, además de un post que ya había publicado Acerca de la conciencia ecológica; me surgió la inquietud de plasmar este tema que varias veces, he abordado con conocidos acerca de cómo la contaminación en sus distintas modalidades nos está afectando, y también cómo pienso que nuestros cuerpos se han ido adaptando poco a la misma.

Muchas veces, he comentado acerca de la contaminación y la forma que seguramente, nuestros cuerpos han generado defensas para poder resistirla. Como lo trata el libro que mencioné con anterioridad, una realidad muy palpable, es que no sólo nuestro planeta está decayendo por culpa nuestra; también nosotros lo estamos haciendo por medio de la comida según el tema del libro que menciono al inicio de este post.

Para comenzar, quiero mencionar que conozco a personas que son bastante limpias, prácticamente se lavan las manos por cada vez que saludan a alguien, o cuando salen de la sala de juntas en la empresa, usan el gel antibacterial que fue provisto por la reciente problemática del AHLNL, ah canijo, perdón es AH1N1, jajaja.

Comida

Pero, ¿de qué sirve tanta limpieza? porque según he visto cuando hemos ido a comer con distintas personas a algún lugar en especial, veo que la misma persona que sirve la comida es la que cobra. Al tomar las monedas que han sido usadas por tantas personas, algunas las traían en el pantalón y sudaron mientras realizaban su trabajo, o que de plano ni se lavan las manos al salir del baño. ¿Cómo se garantiza la limpieza de los alimentos al respecto? Creo que no se puede realizar esto.

Un hijo de una comadre de mi mamá, trabajó en reconocido restaurante de cadena de tiendas cuyo logo tiene unos búhos; y curiosamente, él nunca quería comer ahí, ¿por qué sería? ¿qué pasaba ahí? He sabido que no sólo ahí, sino que en muchos restaurantes por ejemplo, a los pasteles que no se consumen, les quitan el betún viejo y les ponen nuevo y listo, problema resuelto. O que reciclan la comida que sobra, o…… tantas cosas.

Ahora, otra cosa que planteo, es que un tiempo estuve trabajando como consultor en una empresa de renombre, empresa en la que todo mundo quiere trabajar y en la que son bastante elitistas para contratar gente. Resulta ser que varias veces cuando fui al baño, me tocó ver a más de un director o de puesto superior, salir por concepto de deshecho de sólidos sin lavarse las manos. Me quedé pensando, “¿y así me saludan?”. Entonces, si un director de una reconocida empresa con traje y todo hace eso, ¿qué no puede hacer un taquero, pizzero, panadero, hamburguesero, frutero, juguero, tortero, y todo lo que termine en ero y era?, jajaja.

Me imagino que mucho más cosas, para esto, podemos mencionar problemas como:

  1. Las heces fecales (de perro, humano, gato, etcétera), al secarse se convierten en partículas volátiles que muchas veces flotan en el ambiente, y en los puestos que están en la calle definitivamente son depositadas en los alimentos nada más por acción del viento. Si alguien que no se lava las manos como lo comenté con anterioridad, prepara alimentos, ocasiona un problema similar.
  2. Una vez, en un programa que tenía Oscar Cadena, recuerdo que una vez se fue con unos taqueros a entrevistarlos y saber dónde era que compraban su carne para los tacos. Varios de ellos dijeron que con un X obrador. Fue a entrevistar al obrador mencionado y le preguntó que quién le surtía de la carne, él le comentó que cierto rastro. Después de esto, fue a buscar el rastro comentado o granja, y resulta ser que tenían puros burros. Es decir, el taquero mismo no sabía que vendía tacos de burro. Supongo que esto no es tanto problema porque tal vez los burritos no son tan sucios, pero no se vale que se haga esto. Hace poco en Querétaro, se encontró con que varias taquerías de la colonia Candiles se surtían con un señor que tenía su mini-rastro de perros.
  3. Hay historias macabras donde los panaderos se pasan la harina por las axilas “para darle sabor”, ¿será cierto?
  4. Muchas veces, he visto al taquero o hamburguesero que a causa del calor del comal, están sudando copiosamente. Primero, seguramente algunas gotas de sudor deben saltar hacia la comida; y segundo, se van secando con un trapo mojado o pañuelo que sacan de su bolsa, ¿qué pasa cuando ya llevan unas dos horas trabajando y se acumula el sudor en dicho trapo o pañuelo? seguramente estará muy húmedo por dicho sudor. ¿Y así cocina los alimentos que nos sirve?
  5. Mismo caso puede ser cuando la persona está enferma de gripa o con tos, muchas veces no los he visto con un cubrebocas para evitar que el producto de tosidos y estornudos no vaya a parar a los alimentos.
  6. En el mismo caso, cae el uso de una cofia para evitar que el pelo que se cae, sea depositado también en los alimentos.
  7. Muchas de las plantas que producen frutas, verduras y legumbres, son regadas con aguas tratadas. La verdad, no sé qué tanto pueda filtrar la planta para que no pase al alimento final; pero es un hecho que cuando yo entrenaba corriendo hacia la parte de atrás de la casa donde vivían mis papás, que eran nada más sembradíos, olía demasiado a agua de drenaje.
  8. La carne de algunos animales como los marranitos, puede estar contaminada por tantas toxinas que generan los mismos por las condiciones tan feas en las que son transportados hacia los mataderos en no sé dónde. Pero es un hecho que el puerquito que va en esos clásicos camiones amontonado junto a otros, en el frío, calor, lluvia, granizo, sin tomar líquidos, recibiendo los deshechos de los puerquitos de los “pisos” de arriba, etcétera; algo deberá afectar, ¿no creen?
  9. Las condiciones insalubres en las que se hacen muchas cosas, por ejemplo; la ordeña de vacas en medio de las heces de las mismas,  las plagas de ratas y cucarachas en grandes almacenes de granos y harinas, no creo que los cargadores o los que almacenan la harina y/o granos en costales con la pala sean super limpios y que no suden.
  10. Como lo menciona el libro citado al inicio de este post, todavía hay que sumar las cuestiones químicas dado que prácticamente todos los alimentos que se usan hoy en día, tienen algún tipo de químico. Entre ellos, los más peligrosos por ser cancerígenos; los colorantes artificiales rojos, amarillos y azules; el glutamato monosódico empleado en muchos alimentos y el aspartame usado en productos como refrescos y endulzantes dietéticos. Si se fijan, los principales receptores de muchos de estos productos, son los niños; porque son los que más consumen dulces, refrescos, pastelillos, etcétera; para cuya elaboración se recurre a tanto químico.
  11. Etcétera, etcétera y un larguísimo etcétera.

Medio ambiente

Aparte de la comida, hay muchas más cosas con las que tenemos qué convivir. Muchas cosas que seguramente nos están afectando y ni cuenta nos damos, tomemos algunos puntos de ejemplo:

  1. Para los que no conocen cuestiones como radioactividad, cada explosión atómica produce una serie de desdoblamientos de átomos. Éstos se van separando y atacan a otros en una sucesión finita, hasta que se termina de desdoblar todo. Este desdoblamiento genera radioactividad que sabemos que afecta en el desarrollo de los bebés o la muerte de personas. Cada proceso como este, tarda muchos años en concluirse. Así, en nuestro mundo tal vez queden elementos o algo de radioactividad de las explosiones producidas en Hiroshima y Nagasaki o la de Chernobyl. Esto no queda ahí, hay que tomar en cuenta las explosiones previas de prueba y las posteriores por otras naciones. Hace poco (algunos años), Francia entró en el programa atómico al hacer estallar artefáctos atómicos en el atolón de Mololoa a pesar que se le pidió que no se hiciera. Entonces, ¿qué tanta contaminación nos está rondando? ah, porque la radioactividad flota en el medio ambiente y viaja a través del viento y es probable que no esté afectando.
  2. Contaminación por basura. Es increíble, cómo a pesar de campañas en las cuales, se pide a las personas que no tiren basura a la calle, sigan haciéndolo como si nada. Después, oigo a personas que se quejan por las inundaciones en las ciudades y tal vez, ellas mismas causaron eso por taponar las alcantarillas con la basura que tiraron a la calle. Cuestiones similares ocurren al tirar baterías al piso, ya que el químico que sueltan afecta al suelo y dicho químico con las lluvias puede ir a parar mantos acuíferos de los cuales, bebemos el agua. Líquidos corrosivos o letales como el anticongelante de los autos también afectan de igual manera el suelo y los mantos acuíferos.
  3. Al menos en México se ha montado un programa llamado Verificación Vehicular. En él, se verifican las emisiones contaminantes de los autos para forzar a que las personas los afinen para evitarlo. Con todo y eso, hay mucha corrupción; en la cual, se da una pequeña y módica cantidad de dinero para que el carro pase sin problemas la prueba. Pero, ¿no se dan cuenta las personas que hacen esta práctica que lo que están emitiendo sus autos lo estamos respirando todos incluidos nuestros hijos? ¿Tampoco las personas de los Verificentros que cobran por dejar pasar al auto? Tal parece que no.
  4. He escuchado a muchas personas quejarse de que cada vez hace más calor o más frío o que llueve más o lo que sea. Y muchas de estas personas caen en descripciones anteriores, con lo que son directa o indirectamente co-responsables de dicho problema, porque la verdad, a muchas personas nos importa un cacahuate la contaminación, el cuidado del agua, la afinación de nuestros autos, nuestra alimentación, nuestra salud, etcétera. Entonces, ¿qué se puede esperar de esto?

Pero entonces, ¿Qué hacer?

Definitivamente, es una realidad el hecho que vivimos con mucha contaminación en nuestro alrededor. A este respecto, podemos actuar de manera responsable, emprendiendo tareas que contrarresten lo que actualmente ya se esté haciendo mal. Por ejemplo, no tirando basura, no consumiendo alimentos que tienen caducidades muy largas logradas por tanto químico que le ponen, afinando nuestros vehículos a conciencia, no tirando líquidos tóxicos a la tierra, siendo más sanos en todos los aspectos en general.

Es muy lógica y sencilla la solución a todo este problema, ¿verdad?. Entonces, ¿por qué no ponemos en práctica lo necesario para evitar lo que se está perfilando como nuestra propia destrucción?

Por otro lado, en la cuestión de la contaminación que nos rodea, supongo que ya nuestros cuerpos han generado los anticuerpos suficientes para poder resistir los embates de todos esos elementos, químicos, radiaciones, enfermedades, etcétera. Nuestros cuerpos tienen más resistencia que los de nuestros antepasados; de tal forma que seguramente, si viajáramos al pasado con una gripa fuerte de las actuales que nos hacen reposar un par de días, podríamos causar una epidemia muy fuerte matando a miles de personas. Así, creo que no tenemos que preocuparnos tanto por la limpieza aunque no está de más una que otra precaución.

Conclusiones

Al ritmo que vamos, es muy probable que dañemos irreversiblemente y de manera total nuestro planeta. Con esto, no estaremos dañando a nosotros mismos por lo delicado que es el medio ambiente y la dependencia que tenemos de él para sobrevivir.

Es urgente que hagamos algo pronto, si no pasa esto, mucho me temo que se cumplirán las profecías en las cuales la humanidad se acabará al menos; como la conocemos ahora.

Si la información de este post te ha sido de utilidad o quieres que agregue algo más, deja por favor un comentario, contestaré a la brevedad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: