Seguridad… ¿Cuál?

Ahora toca el turno en mis temas, a la seguridad. Y es que como algunos saben, el pasado 30 de Octubre, fui víctima de los llamados secuestros exprés. Definitivamente, apoyo las opiniones de varias personas en las cuales, me sugieren hacerme una “limpia” por aquello de todo lo que me ha pasado últimamente. Vamos, ya nada más falta que pase un perro y me orine, ja. Bueno, sirva este post para que quienes lo lean, puedan ver lo importante que es mantener algunas medidas de seguridad, en especial si vienen a la Ciudad de la Esperanza…. de salir con vida.

Del Secuestro…

Ese día, se juntaron muchas cosas. Era viernes de quincena, era inicio de fin de semana largo (por el 2 de noviembre) y aparte, estaba lloviendo; todo esto adicionado con que tenía una hora y media para llegar a la central del norte desde el sur de la ciudad pues tenia apartado mi boleto de camión.

Normalmente, tomo un servicio de taxis de sitio al que podemos llamar en cualquier parte de la ciudad y es seguro. Sin embargo, por las circunstancias descritas, ese día no entraban siquiera las llamadas para tratar de solicitar una unidad. Así, decidí salir al sitio que se encuentra afuera de las oficinas en las que me encontraba dando un curso de Oracle.

Al llegar al sitio, no había taxis en él y aparte, había 3 o 4 personas (no supe si dos de ellas iban juntas) esperando por taxi. Me quedé pensando que tardaría en llegar un taxi más las personas que ya estaban esperando, sería mucho tiempo. Con lo cual, tomé la decisión de hacer lo que en alguna otra ocasión he hecho: Tomar un taxi de la calle.

Ese fue el gran motivador de mi problema, pero no lo sabía en ese momento. Con todo y que quise tomar un taxi de la calle, aún tardé unos minutos en que se parara uno. Al final, se paró uno y pude abordarlo, ya habían pasado en total como 25 minutos. Eran de hecho, como 7:25pm.

Un par de minutos después, ya dentro del taxi, le pregunté al taxista si veía factible el llegar en una hora a la central del norte. Él me respondió que se le hacía muy difícil por toda la situación y que se iría por Insurgentes para ver si era más rápido. A esto, le respondí que no había problema que podía llamar al servicio de camiones para mover el horario de mi camión.

Supongo que ya tenía todo armado porque me comentó parando el taxi:

– Si te vas a poner en ese plan, mejor bájate.

Sorprendido me volteé hacia él, para comenzar a comentarle otra vez que no había problema y que ya estaba llamando al servicio de camiones para moverlo, cuando en eso, se voltea hacia mi y ya con pistola en mano, me “cortó cartucho” para después decirme que me hiciera a un lado y que había dos personas afuera del taxi que se iban a subir, acto seguido, me golpeó con la pistola en la cara en la parte externa del ojo derecho.

Yo lejos de agacharme o algo, me quedé erguido más que nada sorprendido por lo que estaba pasando. De inmediato, en el lado del copiloto, se subió otro individuo y me golpeó con su puño en la cara también gritando que no los mirara y que me agachara. En ese momento, también se estaba subiendo el otro individuo a mi lado el cual, también con la pistola me golpeó un par de veces, una en la parte derecha del cráneo y la otra, atrás de la cabeza. Este último golpe, me hizo una herida de la cual, ni cuenta me di de inicio, pero estuvo sangrando manchando mi camisa.

A partir de ahí, comenzó la vorágine de estos animales sedientos de dinero. No les interesaba otra cosa. No era un robo con el cual, iban a tener dinero para poder comprar medicinas para algún hijo o pariente, o porque no tenían para dar de comer a su familia, etcétera. No, era el robo por el robo, el quitar cosas y dinero por que así es su forma de vivir.

De hecho, tienen una forma muy rancia de vivir y de ser, porque hasta entre ellos se roban; ya que en algún momento, uno de ellos se bajó supongo que a bajar mi maleta con ropa y en el inter; me siguieron “paseando” y me preguntaron que cuántas tarjetas tenía y cuánto podían sacar de cada una. Después que les respondí, que de dos de ellas podían sacar, me dijo uno de ellos que en cuanto subiera su compañero le dirían que nada más traía una tarjeta. Y así lo hicieron.

Me retuvieron por una hora y media mientras me quitaban todo; laptop, ipod, celular, disco duro externo, ropa, maleta, dinero en efectivo y de las tarjetas. Después de todo esto, me fueron a “tirar” a una colonia un tanto peligrosa y a las orillas de la parte sur de la Ciudad de México.

En dicha colonia, unas personas bastante amables, me ayudaron para tomar un taxi, con el cual llegué a un hospital donde por cierto, fue el 2o robo porque ¡ah cómo quieren meter cosas en el servicio para poder cobrar más!, además de que me pidieron depositara 3,000 pesos previos a atenderme y eso que en el nombre del hospital está la palaba Ángeles, irónico ¿no?. Afortunadamente, tengo una tarjeta de la cual, no puedo retirar dinero  y fue la que me dejaron los otros rateros.

Total, después de curarme y coserme la herida, me dieron de alta y haciendo una serie de movimientos pude llegar a mi casa, terminando mi choco-aventura; sin dinero, sin cosas, golpeado, entre otras cosas.

De la seguridad…

He oído a través del tiempo muchas historias de inseguridad aquí en la Ciudad de la Esperanza …de salir con vida. Y en algún momento, llegué a minimizar las cosas porque llevo ya muchos años viniendo por cuestión de trabajo y hasta de los conciertos a los que he asistido y nunca me había pasado nada.

Sin embargo, me doy cuenta que si existe el riesgo y está latente todo el tiempo por lo que me acaba de pasar. Platicando con gente de oficinas a donde fui a trabajar esta semana, me platican de casos similares al mío e incluso, en un par de ellos, que opusieron resistencia, les fue muy mal a los secuestrados. Creo que me fue bastante bien en ese aspecto.

Cuando estuve en el hospital donde ocurrió el 2o robo, ja; escuché cómo platicaban de la inseguridad y problemas que se viven en el D.F. y he escuchado comentarios de que esta ciudad es muy insegura.

En este tenor, creo que más bien, es un problema nacional. Me gusta leer las noticias en un periódico de Querétaro por una página de internet. Y hace algunos meses, prácticamente diario, hay noticias de algún muerto o muerta ya sea en la ciudad de Querétaro o poblaciones cercanas. Si menciono que esto se ha acentuado desde febrero de este año, hagan sus cuentas de la cantidad de muertos. Ciertamente, debe ser mucho menor el índice delictivo en Querétaro que en el D.F., pero como se puede ver, no estamos aislados.

Además de todo esto, se ven todos los problemas y cosas que pasan en Chihuahua, Sinaloa, Michoacán, etcétera. Así, creo que definitivamente es un problema nacional. Pero, ¿qué hacer? la misma policía no puede contra los delincuentes, al parecer es sobrepasada. La respuesta no la sé, espero que nuestro gobierno si lo sepa……..

De la prevención…

Ahora, tomando este punto de la seguridad, no está de más escatimar en cosas para ésta. Y esto, no aplica nada más a grandes ciudades como la Ciudad de la Esperanza …. de salir con vida, ja. También aplica a ciudades como Querétaro en la cual, si se fijan en alguno de los periódicos, notarán que hace tiempo se dan noticias de muertos bastante seguido.

Así, les recomiendo el tener en cuenta toda clase de precauciones.

  1. No tomar taxis pirata (con placas de carro normal del DF)
  2. Mejor, no tomar taxis de la calle, jajaja.
  3. Si no queda otra que tomar un taxi de la calle, revisar al subir, que las manijas de las puertas estén bien (en mi secuestro, el taxi no tenía manijas para poder salir, se abría sólo por fuera). También que no traiga el taxista los vidrios polarizados (oscuros) ni que traiga parasoles de esos que se pegan con chupón a las ventanas. Si trae todo esto, es muy probable que sea un taxi usado para secuestros exprés.
  4. De preferencia tomar taxis de sitio.
  5. No ser ostentosos con relojes y plumas o lentes caros. Imaginen, yo traía un reloj deportivo puma de casi 2 años de viejo, y de todas formas me lo quitaron.
  6. De preferencia, hacer movimientos para no traer mucho $ en las tarjetas. Por ejemplo, tener dos cuentas y transferir todo el sueldo o casi todo a una de ellas y nada más, cargar la tarjeta que se queda con poco dinero.
  7. Asegurar que las tarjetas de crédito sean bloqueadas para que no se pueda retirar dinero de ellas. Una opción de cierta marca de banco, es usar una tarjeta de tamaño más pequeño para que no se pueda retirar dinero de ella.
  8. En el caso de computadoras (yo uso una portatil por mi trabajo), desde hace años venía tomando fotos nada más digitales y éstas, las guardaba en la laptop y de ahí las respaldaba en un disco duro externo. Ese día traía en mi maleta de ropa, mi disco duro externo porque les pasé a los chavos que asistieron al curso que impartí un software. Así que casi perdí la totalidad de fotos con su historia desde el 2001. Afortunadamente, tenía un respaldo antiguo en otro lado y de ahí, pude recuperar 5,000 de casi 8,000 fotos que tenía. Aún así, perdí historia. Les recomiendo hacer un respaldo también a DVD o CD regularmente y nunca traer al mismo tiempo su disco duro externo (si cuentan con él) con su computadora.
  9. Notas adicionales de seguridad, las podrán encontrar en mi post Prevención urbana, que ya había publicado previamente.
  10. Finalmente, si son víctimas de una situación similar a la mía, accedan a entregar las cosas, nada se compara contra el costo de la vida. Además, si nos lanzamos a oponer resistencia, hay que pensar como me comentó un conocido, “tal vez no tengas sangre para matar, pero ellos sí”.

Del ministerio público….

Ahora que tuve que declarar en el ministerio público de la delegación en la que fui víctima del secuestro exprés, me di cuenta que al final, es como una empresa normal.

Hay personas responsables y trabajadoras y que quieren hacer su trabajo de la mejor manera posible. Sin embargo, hay personas como en todo; no falta el clásico borracho que falta por andar en estado etílico, o el que se le enferma un pariente y tiene que faltar, etc. Esto, es adicionado por el hecho de que tienen poco personal. Me enteré por el comandante que tiene tan sólo a 30 agentes para cubrir una gran área y cuentan con la paupérrima cantidad de 5 patrullas.

Imaginen, cuando haya un problema, ¿cómo le harán? ¿se van de a 6 agentes por patrulla?, ja. Ahora, retomando lo de personas normales, como hay casos en empresas que hay robos de los mismos empleados o fraudes o cuestiones de ese tipo, acá, es probable que tengan problemas de los mismos pero, extrapolados a la cuestión seguridad; esto implica que tal vez un compañero de ellos podría dedicarse a robar o hacer secuestros exprés y ellos ni saben.

Ahora, por otro lado; cuando cuestioné al agente que me atendió, me dijo que con trabajos se dan abasto con casos de homicidio y cosas que son realmente fuertes. Así, imaginen qué tanta atención le darán a mi caso de un “simple robo”.

Bueno, con esto llegamos al punto de ¿para qué declarar? si no agarrarán a la banda. Bueno, en mi caso, estuvo motivado por el hecho de ver el seguro de la laptop por parte de la empresa y para ver si puedo recuperar el dinero que me robaron de mis tarjetas.

Todo esto se acentuó por mi última visita al mismo ministerio público para “ampliar la declaración”, en la cual la “amable” señorita no me quiso recibir porque yo no era el apoderado de la empresa para ver la cuestión de demostrar la propiedad de la laptop. Le comenté que entonces, quería ampliar la declaración para ver cuestiones del banco que encontré. Para esto, también puso peros al decirme “huy, esa diligencia se lleva un año y aparte hay que escribir una carta al no se qué de la comisión nacional bancaria”; total, me topé con pared también con eso.

La verdad con ese tipo de gente en lugares donde debería haber una comprensión y atención a lo que estamos sintiendo y sufriendo los que hemos tenido un problema como el mío o peor; no se va a llegar a ningún lado. Todo lo que se menciona en la TV que ya bajó la delincuencia, y no sé qué tanto, lo dudo, porque me imagino que muchas víctimas de esto, ni siquiera declaran o terminan de declarar por situaciones como esta. ¡Qué frustración!

Conclusiones.

A final de cuentas, creo que para todo lo que he oído de casos, me fue bien. Al menos estoy con vida y no tan lastimado.

En la cuestión económica, ya habrá oportunidad de recuperar todo lo que me robaron, mientras haya vida y salud, la cuestión monetaria pasa un poco a segundo término.

En la prevención, debemos estar bien “truchas” con las cosas porque por ahí andan merodeando muchas personas que no se tientan el corazón para quitarle a uno las cosas o dinero o la vida.

Podemos poner un pequeño granito de arena si hiciéramos lo que viene en otro de mis posts: ¿No le gusta el país en el que vive?. Pero creo que aún esto, es mucho pedir para muchos de nosotros mexicanos corruptos, transas, piratas, rateros, etcétera.

Del ministerio público y la seguridad en el pais mejor ni hablo, sería nada más  topar con pared.

Si la información de este post te ha sido de utilidad o quieres que agregue algo más, deja por favor un comentario, contestaré a la brevedad.

Anuncios

3 Responses to Seguridad… ¿Cuál?

  1. Pingback: Los Señores del Narco « Orlando Olguín Olvera

  2. Y yo sigo aquí conociendo un poco más de tu vida. Qué difícil situación¡¡¡

    Aquí en Guadalajara, lo que están a la orden del día los narcobloqueos, y todo lo relacionado con el estos señores, secuestros no se escucha mucho, excepto los secuestros de la gente relacionada con el narco, y desde luego los tiros de gracia. Lo que ha estado últimamente de moda es el robo en bici o moto, si vas caminando pasan muy cerca de ti y te arrebatan lo que vean a la mano,desde mochilas, cadenas, bolsas, tengo un conocido que fue al centro a comprar una latitas de pintura, casi no va a l centro pero ese día si, y que le arrebatan la bolsa…

    Yo tengo ganas de vengar un poco lo que han hecho a muchas personas, compré una lap hace un año, tengo la caja guardada, lo que quiero es conseguir una víbora y meterla en la caja, ir al centro, es donde principalmente operan, descuidar la caja y que se la lleven, tremendo susto el que se lleven cuando abran la caja y les salte la víbora….

    Pero lo mejor que todavía te tenemos, eso es lo importante, Dios te dará fuerzas necesarias para volver a tener lo perdido.

  3. orlandoolguin says:

    Hola Gerardo,

    Si es muy triste lo que se vive en nuestro pais, tal vez por nuestra causa misma por permitir que pasen las cosas, por no alzar la voz, por no votar, etcétera.

    Orlando.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: