Homenaje a mi Padre

En esta sección, quiero hablar algo acerca de mi Padre (Dad, Apá, Pá, Papá, como algunas veces me refiero a él), hombre que se hizo cargo de una pesada carga como nosotros, sus hijos. Y que a pesar de todas nuestras fallas, creo que hizo un gran trabajo.

Comenzaré platicando que mi padre, viene de un pueblo de Hidalgo, que hasta hace no mucho tiempo, tenía sólo unas cuantas calles pavimentadas, siendo el resto, sólo calles de tierra.

Mi papá sufrió de algunas penurias cuando fue niño, desde golpes un tanto salvajes por parte de mi abuelo, hasta hambre e incluso enfermedad, como lombrices por comer nada más tortillas duras con sal a manera de comida.

Desde muy chico, tuvo que trabajar para ayudar a mi abuelo, en la panadería de la cuál, era propietario éste último. Limpiando, lavando, y repartiendo pan en bicicleta. De hecho, en ésta actividad sufrió dos caídas fuertes en distintos momentos, quebrándose en ambas ocasiones el brazo izquierdo y por lo cuál, nunca le quedó bien, no lo puede estirar del todo en la parte del codo.

Bien, al ser nativo de un pueblo simple, mi papá tenía como única y gran aspiración, el convertirse en maestro de escuela cuando fuera grande. Por azares del destino, terminando la secundaria, se movió a la ciudad de Pachuca, para estudiar una carrera tipo comercial, máquinas y herramientas (tornos, fresadoras, taladros, etcétera), y creo que también algo de aparatos de radio.

Después de estudiar, entró a trabajar a una empresa, donde creaban piezas para diversas empresas. En dicho trabajo, duró algún tiempo, viviendo en una especie de casa de huéspedes, cenando pan con café y todavía sufriendo algunas penurias por el sueldo tan bajo, para entonces rondaba ya los 18 años de edad.

Estando en este trabajo, fue cuando se enteró que en Querétaro, estaban abriendo la fabrica de tractores Massey-Ferguson, así que decidió probar suerte en la misma, aventurándose a venir a una nueva ciudad.  Le fue bien, dado que entró fácilmente a trabajar en la misma como obrero.

No estoy seguro qué fue primero, si se casó primero o si lo ascendieron a supervisor; el chiste, es que ocurrieron ambas cosas, se casó y lo ascendieron. Bajo este esquema nos tuvo a sus hijos, y se dio cuenta que no podría avanzar más allá de su puesto actual, si no estudiaba la preparatoria y la carrera. Fue entonces, cuando decidió hacerlo; estudiar ambas cosas, teniendo a sus cuestas la responsabilidad de una familia y de un trabajo.

Así se lanzó, no sin la enorme ayuda de mi mamá, ya que ella fue la que se hizo cargo de nosotros, nos llevaba y traía de la escuela, nos llevaba a natación, y a parte, le ayudaba a él a hacer tarea, porque mi mamá había trabajado de soltera como secretaria. De verdad, fue un trabajo titánico, porque a parte de todas sus responsabilidades, a veces, nosotros sus hijos, no habíamos hecho la tarea, o no bien y entonces, todavía, llegaba y nos ayudaba a hacerla, no sin antes recibir nosotros un merecido regaño por habernos pasado toda la tarde jugando y no habiendo hecho nuestros deberes.

Recuerdo varias veces en que a la hr de la comida, o antes de que fuéramos a natación, pasábamos con él, a que comiera, antes de entrar a la escuela para estudiar su carrera. Otras en que nos íbamos a dormir y ellos, mi mamá y mi papá, se quedaban todavía trabajando hasta no sé qué horas.

Al fin, después de lo que seguramente, le pareció una eternidad a mi papá. Terminó su carrera, de hecho, mientras él terminaba su carrera, yo terminaba mi primaria. Fue emocionante el haber terminado el mismo año que mi papá.

Como pueden ver, lo que hizo mi papá, soportado por el apoyo que le brindó mi mamá, fue una hombrada, fue algo realmente fuerte. Sé de algunos casos de conocidos, cuyos papás hicieron algo similar, incluso un señor que conocí en uno de los clientes que visitamos en mi trabajo, quién está yendo actualmente a estudiar su carrera a la misma universidad en la que va su propia hija y se van juntos a estudiar.

He escuchado a mucha gente que se queja de todo y nada. En el tema actual, se quejan de que no pudieron estudiar, que no pueden hacer nada, que la vida esto, que el gobierno lo otro, etcétera. Sin embargo, con esto que estoy relatando, quiero demostrar y presumir de alguna forma a mi papá por el gran logro que hizo, y el cuál, al final, le redituó en una gran ventaja y un mejor crecimiento; con todo lo que tuvo “en contra”, como lo fue el tener un trabajo y una familia y aún así, salir adelante. Vuelvo a recalcar que sin mi mamá no hubiera sido tan llevaderas, todas las actividades necesarias para que lograran su objetivo.

Bueno, espero les haya gustado este relato. ¡Gracias Dad!, por dárnos este ejemplo tan poderoso de que cuando se quiere, se puede.

Si la información de este post te ha sido de utilidad o quieres que agregue algo más, deja por favor un comentario, contestaré a la brevedad.

Anuncios

One Response to Homenaje a mi Padre

  1. Pingback: Boleado de zapatos profesional | Orlando Olguín Olvera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: