Homenaje a mi mamá (La Osa)

En esta ocasión, trataré de mostrar algunos aspectos importantes y remarcables de esa gran persona, tan importante para mi y quien me dio la vida. Mi mamá, La Osa, Mom, Amá como suelo decirle.

Nota al 13/07/2009

El pasado 10 de Julio en la madrugada, La Osa fue hospitalizada en el IMSS por una cuestión de presión baja. Al otro día, el sábado 11 de Julio, iba a comenzar el proceso normal de visitas por medio de pase. Sin embargo en el transcurso de la mañana, y de manera un tanto inesperada, la situación de salud de La Osa, se fue complicando bastante por una trombosis, hasta que a las 11:30 de la mañana, falleció.

Mi Mamá ha dejado de existir y quiero mencionar que aún en los últimos momentos, estaba con el ímpetu de su caracter guerrero que describo en este post, la muerte no era la situación que esperábamos ese día y a pesar de eso, ocurrió.

Hoy me siento triste porque me he quedado sin Mamá. Al mismo tiempo, también tranquilo porque mi Mamá estaba sufriendo por la situación generada por la diabetes. Espero que mi Mamá esté en algún lugar mucho mejor que el mundo en el que le tocó vivir.

Te quiero y te extraño mucho Osa.

Mi mamá de jóven, al igual que mi papá, aunque creo que en menor magnitud, sufrió de varias penurias, ya que eran varios hermanos y mi abuelo no ganaba tanto dinero. Incluso, hay una anécdota un poco triste, donde alguien, no recuerdo quién, le regaló a mi mamá una muñeca de cartón de esas tipicas de México que son pintadas de rosa. Mi mamá, como no sabía, quiso bañarla y al meterla al agua, se le deshizo. Cuando me platicó esto, me dio mucha tristeza por ella.

Mi mamá, siempre ha sido muy fuerte, muy brava; eso lo heredó de mi abuelo, de quién pronto espero agregar también algo aquí, y quien fue boxeador. Esto la llevó a trabajar en diversas ocasiones para ayudar a mi abuelo, e incluso, ya estando en Querétaro (llegó aprox. de 15 años de edad porque mi abuelo encontró trabajo aquí), trabajó y ayudó a comprar cosas para la casa de mi abuela.

Me platica ella que en ocasiones, mi abuelo quiso pegarle a mis tíos mayores, lo cuál hacía con mucha fuerza y ella se paraba enfrente de él y los defendía diciéndole, “pégame a mi, pero no les pegues a ellos”, mi abuelo le decía: “¿muy brava?” y le pegó a ella creo que en varias ocasiones. De ese tamaño es mi mamá, desafiante, fuerte, valiente.

Dicha valentía se reflejó cuando comenzó a salir con mi papá. Al parecer, mi abuelo se enojaba mucho por esto y en una ocasión (¿o más?), que llegó, mi abuelo no la dejaba entrar, y mi mamá sin amilanarse, le gritó a mi papá: “¡Olguín!, espérame, porque si no me dejan entrar, me voy contigo”, jajaja. Mi abuelo, para pronto, abrió la casa y la dejó entrar.

Así, pasó el tiempo y mi mamá se casó con mi papá. De ahí, nacimos tres hijos, siendo yo el mayor. Y me consta que mi mamá se rajó el alma por nosotros. Yo siempre he sido muy hiperactivo, como lo he mencionado en otros de los artículos publicados por mi aquí. Así, por andar haciendo travesuras todo el tiempo, tuve varios accidentes fuertes.

Uno de ellos es cuando a los cinco años, al estar jugando yo con unos vecinos, me tropecé cuando uno de ellos me puso el pie, y fui a dar con mi cabeza, al filo de mosaico de la puerta de entrada de la casa. Comenta mi mamá que ella, estaba platicando con una vecina ahí mismo al lado cuando vio, cómo caí y me pegué, me levanté y de inmediato, me comenzó a escurrir mucha sangre de la cara; no vio la herida, que fue en plena ceja y muy grande. Ella corrió, me puso la mano en la herida, y le dijo a la señora con la que platicaba que le trajera una toalla de la casa, me puso la toalla y así tal cuál, tomamos un taxi y me llevó al hospital. Ahí, le pidieron los doctores que me quitara la toalla y cuando vio la tremenda herida que tenía y toda la piel levantada, se puso mal y la tuvieron que atender a ella primero que a mi. A final de cuentas, a ella no le importó otra cosa, más que llevarme al hospital para que me curaran. Nuevamente, de ese tamaño es mi mamá.

Como esa ocasión, tengo muchas, pero muchas. La más reciente hace un año (jul07), cuando una vieja, me atropelló mientras entrenaba ciclismo y todavía en ese momento me apoyó un tanto mi mamá.

Cuando éramos niños, mis hermanos y yo, estábamos prácticamente, al cuidado de ella. Porque mi papá trabajaba mucho y a parte, por las tardes-noches, iba a estudiar su carrera como también ya mencioné en otro artículo. Así que bueno, mi mamá fue al mismo tiempo, también papá. Nos llevaba a la escuela, nos traía de ella, nos llevaba a natación, a tal clase, a una cosa, a otra, etcétera. Por si fuera poco, por la noche, le ayudaba a mi papá a hacer su tarea de la carrera que estudió ya grande como relato en otro documento de este blog.

Todo este tipo de cosas, me llevan a querer mostrar algo acerca de ella y la forma como se ha desempeñado como mamá. Como toda persona tiene defectos, es muy enojona, aprehensiva, muy orgullosa, etcétera. Pero a final de cuentas, es mi mamá.

Creo que mi mamá es la única persona, que estuvo presente en todas las ocasiones en las que competí en triatlón o en carreras a pie. Siempre apoyándome, aunque al principio, cuando comencé a salir a pedalear, se mostró muy reacia a esta situación. Lo cuál, me costó mucho trabajo el poder salvar, porque como ya lo he mencionado, es muy aprehensiva. Ella estuvo presente en el momento en el que gané mi primer triatlón regional y nada más fue ella la que estuvo ahi. En otras ocasiones me acompañaron tías o mi papá o hasta mis hermanos, pero la que siempre estuvo ahí fue ella, mi mamá.

Recuerdo que en una ocasión en el triatlón de Juriquilla en Querétaro, salí bastante bien del agua, atrás de los favoritos para ganar el triatlón. Adelante de mi, al salir de la zona de transición, iba Manuel Herrera un profesional más grande que yo y que definitivamente, me ganaba. Sin embargo, como que al subirse a la bici, tuvo complicaciones con las zapatillas de ciclismo e iba un tanto lento estorbándome para comenzar a pedalear. Yo no decía nada, porque sabía que en cuanto comenzara a pedalear, se iba a alejar rápidamente; pero mi mamá como no lo conocía, le grito defendiendo a su hijo; – ¡quítate cabrón!, ¿qué no ves que estás estorbando?, jajajaja. Manuel nada más volteó, la vio, me vio a mi, no dijo nada y comenzó a pedalear…. obviamente no le pude mantener el paso, simplemente se fue. Pero en definitiva, mi mamá era como lo he reiterado aquí, muy brava. Y por supuesto que defendía a los suyos.

Hoy mi mamá está enferma de diabetes y también de sus riñones afectados por la misma enfermedad. Sin embargo, a pesar de estar muy débil, se hace la fuerte y se levanta y anda, desdeñando su condición y haciendo un esfuerzo real y digno, sobre todo por su edad y su condición.

En fin, mi mamá es mucha mamá, le agradezco por muchas cosas, por ser tan fuerte, por habernos dado el ejemplo en muchas situaciones, por cuidarnos, por defendernos, por dar lo mejor de sí.

¡Gracias Osa!

Osa_Bolo_Bart

Mi Osa con mi perro Bolo y el Bart, el perro de ella.

Si la información de este post te ha sido de utilidad o quieres que agregue algo más, deja por favor un comentario, contestaré a la brevedad.

Anuncios

8 Responses to Homenaje a mi mamá (La Osa)

  1. Pingback: Pasos para cuando alguien fallece « Orlando Olguín Olvera

  2. Pingback: ¿Qué decir cuando alguien fallece? « Orlando Olguín Olvera

  3. Te entiendo muy bien, mi madre falleció en el 2002 a causes de la diabetes también, es por eso que en mis clases siempre hago incapié en una alimentación adecuada, junto con ejercicio, dejando a un lado aquellos alimentos que han pasado a formar parte de nuestra alimentación industrializada.

    A mi madre no la extraño, la recuerdo, porque está presente en cada platillo que elaboro, en cada triunfo de mis alumnos, en cada práctica y en cada paso que doy….

    Un abrazo muy fuerte.

  4. orlandoolguin says:

    Hola Gerardo,

    Qué mal que también hayas pasado por esta vivencia, es muy fea.

    Por otro lado, recuerdo que tú conociste a mi mamá. Tengo por ahí unas fotos que ella nos tomó antes de una carrera a pie que corrimos hace ya muchos kilos…. digo años, jajaja.

    Orlando.

  5. Qué padre, espero también me las pases, ya te envié las fotos que tengo, son pocas en donde apareces, tengo más del equipo de triatlón cuando comenzaba a formarse, después te las mando también.

  6. orlandoolguin says:

    Hola Gerardo,

    Sip ya las vi, me dio gusto el tenerlas, voy a poner aquí un par de ellas. Si recuerdas, nunca llegué a formar parte del equipo Queretlón, no recuerdo por qué. Pero en la foto que me enviaste, reconozco a un par de viejos camaradas, El Lechón y el Kamikaze. Gracias por compartirlas conmigo.

    De las fotos que te comento, las tengo nada más impresas, pero estoy en el proceso de digitalización de todas, en cuanto las tenga, te hago una copia.

    Orlando.

  7. Pingback: Diseñando el futuro | Orlando Olguín Olvera

  8. Pingback: ¿Dónde están esos papás? | Orlando Olguín Olvera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: